Al utilizar este sitio web está de acuerdo con nuestra política de uso de cookies. Para más información política de privacidad y uso de cookies, donde puede deshabilitar los mismos.

OK
es
pt en fr it de
Menú
Whatsapp

Aspectos psicológicos de la calvicie

La calvicie común (AGA) es un rasgo normal desde el punto de vista biológico.

A nivel psicológico, todas los tipos de calvicie patológicas o no, afectan de mayor a menor grado al que la padece, puesto que la sociedad otorga un valor a la estética y a los cabellos cuidados.

Para muchas personas que presentan calvicie, esto parece ser un hecho inevitable y sin problemas para asumirlo.

Pero para otros, la situación del inicio de la calvicie o el hecho de quedarse calvo puede llevar a situaciones de estrés, ansiedad e inclusive depresión.

La calvicie nos hace que aparentemos más edad de la que tenemos, además es un proceso que lenta y progresivamente va cambiando nuestra imagen poco a poco. Para muchos este simple hecho es inaceptable y se sienten disgustados con su nueva apariencia. En casos más severos, llegan a cambiar su estilo de vida debido a este problema.

Ambos sexos se ven afectados, pero el deterioro del bienestar psicosocial es mayor y más grave en el sexo femenino.
El hombre acepta de mala gana una calvicie precoz, pero para la mujer, este problema puede asumir una connotación de verdadera tragedia.

Para las mujeres es una verdadera causa de depresión, socialmente no está aceptado que la mujer pueda quedarse calva. Si jamás has visto alguna, es porque ellas definitivamente hacen algo al respecto. Un tratamiento que funcione rápido o un aplique o peluca, pero difícilmente verás una mujer calva por la calle.

En la Alopecia no existen estratos sociales que sufran menos que otros. Las personas famosas que tienen que posar frente a una cámara, no solamente se ven afectadas psicológicamente sino que hasta profesionalmente y puede cambiarles la vida.

Los adolescentes que todavía están en la universidad, pueden sentirse disminuidos frente al sexo opuesto, o incómodos, cuando son los únicos calvos del grupo. Ya vemos que tampoco es exclusivo de una edad o estrato social.

A pesar de todo, está socialmente "aceptado" que los hombres nos quedemos calvos. Existen cientos de ejemplos donde una cabeza despoblada es incluso atractiva.

Como podemos ver, muchos hombres le restan importancia al asunto y siguen con sus vidas sin verse afectados en ningún sentido. Y lo mejor del asunto es que verdaderamente no les afecta. Aunque te cueste creerlo, es más una cuestión de actitud que de estética.

Si eres hombre o mujer y reconoces que la Alopecia está afectando tu vida, sin lugar a dudas deberías consultar un profesional del área, que pueda ayudarte a mejorar la situación. Quizá después quieras iniciar un tratamiento o no, pero es importante que puedas continuar normalmente tu vida, con o sin cabello.

La situación de empezar a quedarse calvo lleva a la persona que la padece a buscar varios tratamientos que en la mayoría de los casos no son efectivos.

Cuando falla el tratamiento farmacológico, en caso de calvicies resistentes a cualquier tratamiento, se puede recorrer a técnicas quirúrgicas modernas practicadas con excelentes resultados desde hace varios años.

Es cierto, puede afectarte estéticamente o físicamente, pero te aseguro que es mucho peor como tú te ves que cómo te ven los demás.

Tenemos la capacidad de encontrar defectos en nosotros mismos que otros ni siquiera perciben. Cuando nos miramos a un espejo, lo primero que hacemos es buscar esa pequeña imperfección que no nos gusta.

¿Es realmente tan importante? En el momento que nos afecta, es importantísimo.