Al utilizar este sitio web está de acuerdo con nuestra política de uso de cookies. Para más información política de privacidad y uso de cookies, donde puede deshabilitar los mismos.

OK
es
pt en fr it de
Menú
Whatsapp

El implante de pelo se puede caer

16 Marzo 2022

Alopecia

¿Es posible que el implante de pelo se caiga?

Cuando un paciente se realiza un implante de pelo, lo hace con la expectativa de lucir su nueva cabellera inmediatamente. Lo cierto es que, después de una cirugía capilar, el paciente atravesará una evolución de 12 meses aproximadamente, que lo conducirá al esperado resultado final.

La evolución después de un implante de pelo consta de varias etapas, que suceden una tras otra y generan cambios en el cabello implantado. De este modo, el paciente irá observando diferentes movimientos a nivel del pelo que conducirán a su apariencia definitiva.

Posiblemente, una de las etapas que mayor sorpresa y preocupación genera en los pacientes, es aquella en la que el pelo implantado cae repentinamente. Por eso, en este artículo te contaremos por qué se cae el pelo implantado.

¿Se cae el pelo después de un implante capilar?

Como mencionábamos anteriormente, antes de ver los resultados de un trasplante capilar el paciente atravesará un año de evolución postoperatoria. Es por esto, que los resultados de un implante de pelo no se aprecian al instante sino que es necesario un poco de paciencia y cuidados específicos.

Durante el primer año después de una cirugía capilar los folículos implantados cicatrizan, el cuero cabelludo se recupera de la intervención, el cabello cae, vuelve a crecer y posteriormente gana densidad. Todas estas fases capilares son necesarias para lograr el resultado esperado y llegar a la apariencia que el paciente busca.

Puntualmente, entre las semanas 2 y 6 del postoperatorio, se produce el fenómeno de shockloss, que muchos pacientes desconocen. Durante esta etapa, el pelo implantado caerá de manera brusca, dejando al área intervenida nuevamente calva.

Efecto shedding o shockloss, ¿qué es?

El shockloss, también conocido como shedding, es la caída del cabello trasplantado después de la cirugía capilar. Esta pérdida capilar, que se presenta de manera repentina entre las semanas 2 y 6 del postoperatorio, es totalmente normal y temporal.

Aproximadamente el 98% de los pacientes con implante de pelo atraviesan esta etapa, que puede afectar también al cabello nativo de la zona receptora. Esta manifestación se desencadena como respuesta al trauma que el cuero cabelludo sufre durante la cirugía de trasplante capilar. Esto altera el ciclo capilar, lo que provoca que varios cabellos pasen a fase telógena y se desprendan bruscamente.

La pérdida del pelo causada por el shockloss solo afecta a nivel de la hebra capilar, ya que las raíces del cabello permanecen en su lugar. Gracias a esto, una vez superada esta etapa, el pelo implantado volverá a crecer normalmente.

¿Cuando comienza a crecer el pelo nuevo?

El efecto shedding (o shockloss) puede extenderse aproximadamente hasta la semana 6 después del implante de pelo. Posteriormente, a partir del tercer mes de evolución, el cabello implantado volverá a crecer progresivamente.

Este nuevo crecimiento capilar se produce de manera irregular pero continua. Es posible que el paciente observe durante esta fase algunas zonas más pobladas o densas que otras. Sin embargo, cuando la evolución alcance los 12 meses, el pelo crecerá homogéneamente y podrá apreciarse el resultado final del implante de pelo.

Esto mismo sucede con el grosor capilar. Al comienzo de la evolución el cabello trasplantado puede parecer débil o delgado, pero irá ganando grosor y densidad con el paso de los meses.  

La importancia del postoperatorio del implante de pelo

Al terminar la cirugía de implante de pelo el paciente recibirá las indicaciones postoperatorias, en donde se incluyen todos los cuidados que debe poner en práctica durante la evolución capilar. Estos cuidados incluyen la toma de medicación, la higiene de los injertos, cómo ponerse y quitarse la ropa, qué precauciones tomar al practicar deportes y cómo dormir, entre otros. 

Cada uno de estos cuidados capilares es relevante para que el cuero cabelludo cicatrice correctamente, los injertos se afiancen en su sitio y el cabello crezca con fuerza. Además, gracias a los cuidados postoperatorios el paciente evitará problemas como infecciones, pérdida de injertos o mala cicatrización.

El implante de pelo es una cirugía de alta precisión, que requiere una gran habilidad por parte del médico y un acatamiento total de sus recomendaciones por parte del paciente. Es importante recordar que la evolución después de un trasplante capilar y cada una de sus fases requiere cuidados específicos.

Por esto, cuando nos preguntan cuál es la mejor época del año para realizarse un implante de pelo, nuestra recomendación es realizar la intervención cuando el paciente cuente con la disponibilidad para adoptar todas las recomendaciones postoperatorias. De este modo favorecerá la recuperación capilar y el logro de los objetivos planteados con el médico tricólogo.